Cerramos Progreso8

Era febrero de 2012 y Micho buscaba por twitter posibles inquilinos para una oficina que compartía con Miguel. Yo llevaba 1 año trabajando en casa como freelance, en otra etapa anterior había estado casi 2 años teletrabajando desde casa también, tenía muy claro que necesitaba una oficina de apoyo. Después de varios emails, el 29 de Mayo les hacía una visita y nos conocíamos personalmente. Unos días más tarde compartíamos oficina.

Pero solo éramos 3, atraer a las personas que conocíamos a las afueras de Vigo era complicado, nosotros coincidiamos muy pocas veces, y uno de los principales motivos de mi búsqueda de oficina era no trabajar solo, porque no me gusta trabajar solo.

Ya q estoy solo en la ofi aprovecho para tomar el tentempié aquí

Una foto publicada por Javi Sanroman (@jsanroman) el

Así que a pesar de estar a unos metros de la playa y en una de las zonas más tranquilas de la ciudad, un año después decidía abandonar o cambiar el proyecto buscando algo más céntrico para un grupo más grande. Y optamos por la segunda opción.

Lo primero que hicimos fué sondear a las personas que cada uno conocíamos y que creíamos eran propicias para compartir un local de trabajo céntrico. Poco a poco empezaron a llegar los primeros interesados, muy pronto llegamos a 10, y 8 era el número que más o menos necesitabamos para avanzar con la idea.

Tras visitar varios locales encontramos uno perfecto, encajaba con el grupo de personas que habíamos sondeado, en pleno centro de Vigo, en perfecto estado, con algo de mobiliario que podíamos aprovechar y lo más importante, entraba en el precio que habíamos estimado. Después de algún malentendido con el arrendador y de dar el visto bueno las 10 personas que habíamos apalabrado, nacía Progreso8 -la originalidad es algo que siempre nos ha caracterizado-, el 6 de marzo de 2013 teníamos todo cerrado.

Montamos una asociación que soportaría la estructura de ingresos, gastos y compromisos derivados de la gestión del local. La idea era montar un local de coworking asociativo. Ninguno de nosotros ganaba un céntimo con el mismo, todos conocíamos ingresos y gastos, modificaríamos cuotas en función de las cuentas o invertiríamos el remanente en formación o mobiliario común, todos teníamos llave y podíamos usar el local cuando necesitáramos, disponíamos del mismo para cualquier tipo de evento, previo aviso si era en horario laboral. En un primer momento establecíamos unas cuotas de 99€ por puesto permanente.

Yo nunca trabajé en un sitio más a gusto que en Progreso8.

Todo pintaba muy bien, pero pasado un tiempo empezaron las primeras bajas. Gestionar bajas y altas es el principal escollo que nos hemos encontrado, una de las cosas que más nos ha desgastado, recordemos que ni era nuestra principal actividad ni ganábamos dinero con ello, es más, a día de hoy todavía debemos recuperar parte de la fianza que hemos puesto de nuestro bolsillo.

Cada día aparecían más y más locales de coworking. Hoy podemos contar más de 10 locales en pleno centro de Vigo, una barbaridad, que no solo refleja el cambio laboral que ya estamos viviendo, sino que parecen ser la mejor alternativa a los locales vacíos que hoy inundan la ciudad. Pero en ningún momento pensamos que nos pasaría factura -y creo que no lo ha hecho-, éramos muy diferentes del resto, con una cuota muy asequible, total libertad y transparencia. No sé si ingenuamente, pero pensábamos que quien llegaba a Progreso8 no era por el precio.

La gestión del local consumía más de nuestro tiempo del que podíamos dedicar. Recibos, facturas, basura, compras, limpieza, algunos problemas con el arrendador y el ayuntamiento en forma de licencias, búsqueda de nuevos socios para cubrir bajas, etc etc etc. Y nunca conseguimos mucho más apoyo, yo siempre insisto -porque soy el más crítico con todo lo que hago-, que no supimos conseguir más apoyo, que no supimos comprometer a más personas, que hubo algo que no hicimos bien, seguro.

Al desgaste diario de lo anterior el último mes le hemos sumado una subida de 200€ en el alquiler del local y la decisión de varios socios de abandonar, cada uno por diferentes motivos personales. Al desgaste se le sumaba un problema económico, la falta de fuerzas para volver a buscar nuevos compañeros, y muy poco tiempo, porque nuestras principales actividades no nos dejan margen. Fue la señal que necesitábamos para convencernos de que no queríamos seguir peleando, buscando nuevos compañeros, dedicando tiempo a las misma tareas rutinarias y resolviendo mes tras mes las incidencias que surgían.

Y así termina una bonita historia. Yo estoy muy contento y muy orgulloso de haber podido estar ahí, de haber puesto mi pequeño grano de arena para juntar a tanta gente buena en las diferentes etapas por las que hemos pasado.

Agradecer a todos los socios que nos han acompañado a lo largo de estos 2 años: Micho, Miguel, Cristian, Fran, Jesus, Redegal, Guillermo, Alex, Hector, Vanessa, LanceTalent, Fabio, Pete, Mario, Pablo, Juan, Jesus, Felix.

Pero como he dicho, a mi no me gusta trabajar solo, así que volveré a una oficina compartida que pueda compaginar con el trabajo en cliente y mi espacio en casa. Estamos buscando :)

La web para elegir coche
Las mejores guías de compra, fotos, precios y opiniones para comprar coche nuevo